Redes sociales

                                       siguenos en facebook   Canal de youtube   siguenos en Twitter   Sígueme en Pinterest    sígueme en Instagram

SUSCRIBIR

miércoles, 11 de octubre de 2017

Mother.

                                             Mother!
                                                120'
                                     FICHA TÉCNICA



Estéticamente bien cuidada, cargada de simbolismo y surrealismo, sórdida y disparatada por momentos. La nueva película de Darren Aronofsky no dejará indiferente al espectador, tanto para bien como para mal. Queda muy lejos de cualquiera de sus trabajos anteriores que, siendo en muchos aspectos obras de un carácter perturbador, nunca perdían el hilo. Disculpen había olvidado Noé.

                           

Se celebra su ruptura con lo políticamente correcto, en lo que a vísceras se refiere, pero ingenuo en el apartado sexual. Y digo nuevo, porque el tratamiento de la sexualidad, ese alma puritana que habita dentro la industria cinematográfica estadounidense, ya resulta un tanto preocupante. Sí, hay sexo, pero todo parece concentrado en la recreación de lo sanguinolento, nada que objetar a lo segundo, mucho para reflexionar de lo primero. 

                            

Las metáforas son constantes a lo largo de la película y practica un triple juego entre religión, lo artístico y la perdida de intimidad. Un hogar dividido en tres plantas, un cielo como lugar de creación representado en el ático, lo terrenal destinado a la planta principal y los infiernos del sótano. Ocurre del mismo modo con sus principales personajes: el artista como creador (Javier Bardem); la mujer como fuente de inspiración y Virgen María (Jennifer Lawrence); los seguidores y fieles personificados en los intrusos  (Ed Harris, Michelle Pfeiffer); y una comunión (lo que ello representa dentro del cristianismo) que no especificaré a fin de evitar spoilers. En términos de intimidad, la pareja, sus conflictos y como afectan los extraños en sus vidas.

                               

El manejo del tiempo es errático, una secuencia de presentación más extensa sobre la relación entre Javier Bardem y Jennifer Lawrence no hubiese estado mal, pero con todo y con ello, sus dos primeros actos funcionan acordes a lo que pide la película. Es en su tercio final donde todo se tuerce, el descontrol vence al director y este se deja llevar por él

                                

Técnicamente no se puede alegar nada en su contra. Composición bien cuidada, excelente fotografía, un sonido que otorga vida propia a la casa, y un hermoso e inquietante diseño artístico. Era optimista con la película, tenía la sensación de que este filme era una tabla de salvación para el género de terror que, desde hace bastante tiempo anda muy perdido en cuanto a ideas y planteamientos se refiere. El despelote final no hace más que convertir en show, algo que hubiese podido llegar a ser una gran película.

No hay comentarios:

Publicar un comentario